Ingenieros en el Mundo, Emilio Meneses

Compartir

IT Project Manager – Toshiba Tec Germany Imaging Systems | Alemania Generación 2000

Hace ocho años Emilio Meneses emigró a Alemania por amor. En febrero del año 2012 conoció en Chile a quien hoy es su señora, Zuzana, checa de nacimiento pero que vivía en el país germano desde los 14 años. Al tiempo se casaron e hicieron un acuerdo: debía probar suerte en Alemania con ella. Hoy siguen casados, con casa comprada y dos hermosas niñas.

¿Cómo fueron para ti los primeros años en Alemania desde la perspectiva laboral?

Los alemanes son muy fijados en los estudios a la hora de contratarte. Pese a tener experiencia como jefe de planta productiva, no me fue posible encontrar trabajo en esa área ya que mis estudios eran en Tecnologías de la Información. Para tales puestos querían alguien que fuera Ingeniero Mecánico (Maschinenbau) o, al menos, alguien con estudios en el producto a producir.

Esto es muy distinto a Chile, donde, por ejemplo, el 80% de los ingenieros de la católica no se desempeñaban en su especialidad según un estudio del año 2007.

Los primeros años tuve trabajos menores, incluso a distancia para una start up en Chile, hasta que logré mi primer puesto como jefe de proyectos informáticos.

¿Fue una barrera el idioma?

Efectivamente. Los alemanes te ponen directa o indirectamente una barrera enorme si no dominas bien el idioma. A menos que trabajes en una empresa internacional y en un puesto con contacto mayoritario con otros extranjeros, no conseguirás trabajo sin poder hablar, leer y escribir alemán, especialmente para un puesto que exige experiencia laboral o liderando un equipo.

En mi primer puesto de trabajo me tocó ver otros extranjeros con estudios universitarios haciendo trabajos manuales en un centro de distribución. Recuerdo especialmente a un ruso, de unos 50 años y arquitecto, moviendo pallets con una carretilla hidráulica en una bodega.

Varias personas que conocí durante mis cursos de alemán, terminaron volviendo a sus países por esta razón.

Al pensar en Europa, uno se imagina mayor apertura de mente. ¿Son menos prejuiciosos que los chilenos?

Los alemanes, al igual que los chilenos, son seres humanos. Simplemente tienen otro set de prejuicios distintos a los nuestros. La principal diferencia con los chilenos es que son más políticamente correctos y tienen miedo de decir su verdadera opinión. El mayor ejemplo es su postura pública a «favor de la inmigración», pero una vez en privado dicen otra cosa.

Otro ejemplo: Quienes me ayudaron a buscar trabajo me recomendaron que eliminara de mi currículo cualquier referencia que trabajé en temas de armamento, ya que era mal visto. Y efectivamente empecé a recibir más invitaciones a entrevistas una vez que lo removí. Lo volví a agregar explícitamente cuando ya llevaba un par de años trabajando.

Con los años que llevas, ¿cómo describirías tu adaptación a la cultura germana?

No puedo hablar de «una» cultura germana, ya que cada región es distinta y tienen sus propios códigos. Cada región tiene su dialecto particular que no es el alemán oficial o Hochdeutsch.

En lo que sí puedo generalizar, es que los alemanes son normalmente mucho más fríos y distantes que los latinos. Saludar de beso a una mujer no existe. Tampoco dan la mano en las mañanas en la oficina, basta un «hola». La cercanía de piel y efusividad de la gente en Chile se echa mucho de menos.

¿Cómo sientes que ser Ingeniero UC te ha ayudado a hacer una carrera profesional fuera de Chile?

Para ser muy honesto, una de mis mayores decepciones acá fue ver que mi título de la PUC no tenía peso alguno. Los alemanes no conocen nuestra universidad. En mis entrevistas de trabajo, habría sido lo mismo decir que estudié en la «Universidad de Pelotillehue».

Pero, una vez ya instalado, pude apreciar el conocimiento adquirido en cursos como Evaluación de Proyectos, Gestión de Operaciones del profesor Jorge Vera o Ingeniería de Software dictado por Jaime Navón. También una mención especial a Organización y Comportamiento de la Empresa.

¿Qué recomendación le darías a alguien que quisiera emigrar a Alemania?

Llegué a Alemania sin ninguna red de contactos, lo que me dificultó mucho insertarme laboralmente. En retrospectiva lo mejor habría sido venir primero a estudiar un magister o similar. Una vez ya insertado en el mundo universitario alemán, las mismas universidades te ayudan a buscar trabajo y te asesoran. Además, a las empresas alemanas les genera confianza saber que pasaste por una casa de estudios que ellos conocen.

Noticias Relacionadas